Música

El detalle más terrorífico de Napoleón es indignante: así se … – Fotogramas



Cuando uno ve una película llena de guerras históricas, ve ‘Napoleón’, la historia de un general que llevó a la muerte a tres millones de personas con sus “hazañas” bélicas, uno tiende a pensar que, bueno, que así de cruel es la historia. Pensamos que, al menos, ya ha pasado mucho tiempo. Lo vemos en pasado, en perspectiva. Eso, al menos es lo que nos gusta pensar. Pero en pleno 2023 es imposible no ver que esto de las guerras absurdas y de dirigentes que matan a millones por sus discusiones incoherentes está igual de presente que en cualquier otro momento de la historia. Mientras pensamos cómo será cuando en unos cuantos años veamos el biopic de Putin o Netanyahu, Ridley Scott despide ‘Napoleón’ con ese poderoso cartel informativo dónde nos recuenta las muertes a lo largo de las 61 batallas en las que participó Napoleón.

Apple

Ese es el adiós de la película de Ridley Scott, el final de la historia de ascenso de hombre, especiado con su tormentosa historia de amor, que bajo el brillo de terciopelos, coronas y palacios, se apoyó en las vidas de millones de soldados anónimos. Ya os hemos dicho que, ‘Napoleón’ no es perfecta y no precisamente por lo que dicen los franceses, molestos de que no se hable francés en ‘Napoleón’. Lo mejor de la cinta son esas las batallas dónde Ridley Scott demuestra su maestría y oficio. Con permiso, por supuesto, de una Vanessa Kirby que bien podría ganar el Oscar por su Josefina. Pero la película de Ridley Scott, centrada en este general, brilla en sus batallas por algo más que por ese cártel final con el terrorífico número de muertes bajo la figura de Napoleón.

Y no, no nos referimos a ese ataque de ansiedad con el que Napoleón comienza su primera batalla en la película. Hablamos concretamente de la última, de la derrota de Napoleón en Waterloo. Es, obviamente, la batalla que pone punto y final al apartado bélico de la película. Rusia, Inglaterra o Austria se unieron contra Napoleón. Lo hicieron solo y únicamente para acabar con él de una vez por todas. Era una guerra centrada únicamente en acabar con un hombre. Sin embargo, hay un momento en el que el general inglés que interpreta Rupert Everett es avisado de que uno de sus francotiradores tiene a tiro a Napoleón. Repetimos, la guerra que está costando miles de muertes tiene como único objetivo acabar con el hombre que el general enemigo tiene a tiro. Sin embargo, cuando este oye ese aviso prohíbe a su soldado disparar, incluso le amenaza con la pena capital si aprieta el gatillo. ¿La razón? “Los generales tienen mejores cosas que hacer que dispararse entre ellos”.

rupert everett stars as the duke of wellington in apple original films and columbia pictures theatrical release of napoleon

Sony Pictures

Para los generales la vida de los soldados rasos son solo las piezas de un tablero para llegar a ganar la partida. Aunque el objetivo sea el acabar con el otro, no solo prefieren sino que defienden en pos de la educación y del buen hacer militar, sacrificar miles de vidas de soldados rasos a cambio del honor de disparar a un oficial directamente. Es un detalle terrorífico porque es un tipo de pensamiento que pone unas vidas sobre otras y que podemos comprobar todavía más que vivo en nuestro día a día. Lamentablemente hay personas que, por estar en una posición, ven a las otras como simples herramientas para conseguir sus objetivos.

Además de Vanessa Kirby y Joaquin Phoenix, podemos decir que Rupert Everett consigue hacerse un hueco en el recuerdo con un papel muy escaso, pero esta escena es una de las razones.

Headshot of Rafael Sánchez Casademont

Rafael es experto en cine, series y videojuegos. Lo suyo es el cine clásico y de autor, aunque no se pierda una de Marvel o el éxito del momento en Netflix por deformación profesional. También tiene su lado friki, como prueba su especialización en el anime, el k-pop y todo lo relacionado con la cultura asiática.

Por generación, a veces le toca escribir de éxitos musicales del momento, desde Bizarrap hasta Blackpink. Incluso tiene su lado erótico, pero limitado, lamentablemente, a seleccionarnos lo mejor de series y películas eróticas. Pero no se limita ahí, ya que también le gusta escribir de gastronomía, viajes, humor y memes.

Tras 5 años escribiendo en Fotogramas y Esquire lo cierto es que ya ha hecho un poco de todo, desde entrevistas a estrellas internacionales hasta presentaciones de móviles o catas de aceite, insectos y, sí, con suerte, vino. 

Se formó en Comunicación Audiovisual en la Universidad de Murcia. Después siguió en la Universidad Carlos III de Madrid con un Máster en Investigación en Medios de Comunicación. Además de comenzar un doctorado sobre la representación sexual en el cine de autor (que nunca acabó), también estudió un Master en crítica de cine, tanto en la ECAM como en la Escuela de Escritores. Antes, se curtió escribiendo en el blog Cinealacarbonara, siguió en medios como Amanecemetropolis, Culturamas o Revista Magnolia, y le dedicó todos sus esfuerzos a Revista Mutaciones desde su fundación. 

Llegó a Hearst en 2018 años y logró hacerse un hueco en las redacciones de Fotogramas y Esquire, con las que sigue escribiendo de todo lo que le gusta y le mandan (a menudo coincide). Su buen o mal gusto (según se mire) le llevó también a meterse en el mundo de la gastronomía y los videojuegos. Vamos, que le gusta entretenerse.   



Source link

Ana Silva Cordero

Navegando por las corrientes de la información con pluma en mano y pasión en el corazón, soy Ana Silva Cordero, una Experta en Composición de Artículos que convierte ideas en historias cautivadoras. Mi paso por la Universidad Complutense de Madrid afinó mi pluma con el pulso de la sabiduría. Como una tejedora de palabras, mis escritos viajan desde las noticias internacionales hasta los entresijos de la política global, desde los engranajes de la industria automotriz hasta los horizontes de los medios digitales y, con una pasión que late en mi ser, hasta los compases de la música. Cada palabra es una pincelada en la tela de la autenticidad, entrelazada con la fibra de la transparencia. Únete a mí en este viaje donde las letras se convierten en emociones, donde la política mundial se entrelaza con la velocidad de la industria automotriz y donde los acordes musicales nos guían en cada página.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button