Turismo

Los focos de saturación turística que soporta Sevilla – ABC de Sevilla


El encanto del Barrio de Santa Cruz es el punto de partida de todas las guías turísticas que hablan de Sevilla, pero su caserío típico, la estrechura de las calles y las flores en las ventanas sirven hoy como decorado para la atención a los visitantes. En este enclave se ha llegado a tal punto de saturación que hay más plazas de alojamiento que residentes empadronados en viviendas. «No cabe una licencia más de apartamento turístico», dijo el alcalde, José Luis Sanz, en la campaña electoral y lo ha repetido tras su investidura, pero si se siguen autorizando proyectos, porque realmente no se puede hacer otra cosa sin una herramienta legal que declare estas zonas como focos de saturación.

El recorrido por la Sevilla ‘asediada’ empieza en este punto, donde calles completas son una gran hospedería. Ejemplo de ello es Segovias, en cuyos cimientos descansan los restos de la ciudad primitiva. En esta vía sólo caben doce números y la mitad de ellos alberga hoteles y apartamentos. El resto se reparte entre viviendas turísticas y algún vecino que todavía resiste. El mismo modelo se replica en Guzmán el Bueno, donde un empresario acaba de adquirir la última casa que estaba a la venta para convertirla en alojamiento, que sería el cuarto que se operará en esta calle.

1

Decenas de turistas por el Barrio de Santa Cruz
Manuel Gómez

Barrio de Santa Cruz

Es el gran punto negro. Hace dos años se confirmó que había más plazas turísticas que vecinos empadronados. Aún hoy se siguen autorizando proyectos turísticos aquí.

La situación del barrio no es nueva. Desde hace años ha habido una despoblación masiva para ceder paso a los negocios turísticos, no sólo alojamientos, también restaurantes y tiendas de recuerdos. Hasta los centros educativos sufren esta falta de alumnos, como el colegio público San Isidoro, que sólo tuvo diez solicitudes de nueva matriculación aunque dispone de 25 plazas.

De parque temático lo retratan, una denominación que se extiende al Arenal, donde más del 35% de los pisos son turísticos, según el estudio de la Universidad de Málaga que se hizo por encargo por la Junta y que ha tenido en cuenta para elaborar el decreto que aprobará en breve para regular este tipo de hospedajes. En esta zona hay plazas completas dedicadas al turismo como Molviedro. El enclave ha cambiado por completo tras la apertura de un nuevo hotel de la cadena Vincci en la antigua residencia y el centro de estudios Cajasol, que ocupaban la fachada izquierda. El conjunto se completa con un edificio de apartamentos en el bloque residencial de la derecha. Todo se ha destinado a negocio turístico, siguiendo los pasos de otras plazas sevillanas como Santa Marta, donde apenas quedan vecinos.

2

Plaza Molviedro
MANUEL GÓMEZ

Arenal

Es el segundo barrio con más saturación. Ya tiene enclaves que son exclusivamente turísticos como la Plaza Molviedro, que está ocupada por un hotel y un bloque de apartamentos o la calle Castelar, donde confluyen cuatro hoteles y decenas de viviendas turísticas. García de Vinuesa es la tercera calle con más concentración de alojamientos y tiene al menos otros dos en proyecto

El caso de Molviedro es especialmente llamativo por la transformación que ha sufrido y la historia que tiene detrás. La que fuera una de las zonas con mayor concentración de prostíbulos de la ciudad por su cercanía al Puerto es hoy la nueva milla de oro hotelera. Y no es que la actividad se haya focalizado únicamente en este punto, sino que ha sido por puro contagio, el que le llega de la calle Castelar, donde hay ya cuatro alojamientos de primer nivel concentrados en la misma acera y más de una decena de viviendas con fines turísticos en la contraria.

La propia calle Adriano, que es una histórica arteria comercial, ha cedido con casi una veintena de pisos turísticos, un edificio de apartamentos y dos hoteles. Lo mismo ocurre en García de Vinuesa, donde se acaba de conceder licencia para un nuevo proyecto en el antiguo edificio del banco Popular que hace esquina con la Avenida de la Constitución. Hace sólo unos años la única referencia turística de esta zona era el hotel Simón, uno de los más antiguos de la ciudad, pero la competencia no deja de crecer.

Ya en la Avenida la metamorfosis ha sido completa, primero con una entrada masiva de franquicias y luego con el trasvase de oficinas y espacios comerciales a hoteles. Ocurrió con la Fnac, que cerró para reconvertir el edificio en el hotel Soho Catedral, y con el Banco Andalucía, que hoy es un cuatro estrellas de la cadena Marriott. Previamente se habilitaron dos edificios de apartamentos turísticos, que están en la parte más cercana a la Puerta de Jerez, donde también abrió recientemente un nuevo alojamiento.

El eje continúa por la Plaza de San Francisco, que está tomada por negocios de hostelería y desarrollos hoteleros como el cinco estrellas que explota la firma Nobu y que resultó de la unión de cuatro fincas.

3

Edificio Generali donde se construye uno de los hoteles
Raúl Doblado

Eje Avenida-Plaza San Francisco-Plaza Nueva

En cinco años se han desplazado las oficinas por hoteles en todo el eje y el colofón es la Plaza Nueva donde hay en proyecto tres desarrollos turísticos de gran envergadura.

El paseo continúa hacia la Plaza Nueva con otros tres proyectos que se han previsto en este enclave. Uno de ellos se situará en el antiguo edificio Generali, que hace esquina con Tetuán, cuyo promotor ya ha iniciado las obras para crear 115 habitaciones. En las mismas anda el de la Unión y el Fénix, que está muy próximo. El gestor del inmueble empezó a enviar comunicaciones hace dos años anunciando que no se renovarían los contratos de alquiler y la propiedad, que está en manos de una sociedad inmobiliaria, ha decidido vaciarlo para desarrollar un proyecto hotelero. Fue hace sólo unos meses cuando la Comisión de Patrimonio dio el visto bueno al diseño que incluye 120 habitaciones.

El último que se ha dado a conocer es el de la antigua sede de Telefónica, vecino del anterior, que tendrá más de 150 camas. Todos ellos conformarán, junto con el Inglaterra, otro de los núcleos de gran concentración de alojamiento de la ciudad.

De la presión hotelera se libran las principales arterias comerciales del Casco Histórico. Allí también se han establecido algunos hostales y apartamentos, pero la falta de espacio disponible ha dificultado su expansión.

4

Vista general de la Plaza del Duque
J. M. Serrano

Plaza del Duque

Ha pasado de dos a cinco hoteles, los últimos de cuatro y cinco estrellas. La fiebre hotelera se extiende por Trajano y llega a la Alameda

Habría que llegar hasta la Plaza del Duque para encontrar un nuevo foco de saturación. Justo en este punto han operado desde siempre dos referencias: Derby y La Duquesa , a los que se unió hace año y medio otro hotel de tres estrellas, el América. Las otras dos nuevas ofertas que se han creado son Don Ramón, el cinco estrellas, que ya recibe huéspedes en el antiguo edificio de la Cámara Agraria, y el nuevo Sercotel, que ocupará la sede de Comisiones Obreras. Este último sigue en obras y espera estar terminado el año que viene.

Otro foco de saturación es el eje Encarnación y Puente y Pellón, donde en sólo dos años se han abierto cinco hoteles de cuatro estrellas. El primero que se inauguró fue Casa de Indias, ubicado en el edificio regionalista que hace esquina con la calle Regina y que llevaba más de una década abandonado. Justo en el otro extremo de la plaza, la constructora Sacyr adaptó el edificio municipal de Hacienda a hotel para que lo explote la cadena Abba . Los otros tres se encuentran ya a mitad de Puente y Pellón y pertenecen a los grupos H10 y Cetina. El primero es el que ocupa los antiguos almacenes Vilima y el segundo se encuentra en el local de Galerías Madrid. El tercero es un tres estrellas que se encuentra en el extremo más cercano a la calle Lineros.

5

Plaza de la Encarnación
Manuel Gómez

Eje Encarnación-Puente y Pellón

En sólo cuatro años se han abierto cinco hoteles de cuatro estrellas, empezando por Casa de Indias, el de la Cadena Abba, el H10 y el Cetina. En la calle Lineros abrió el último.

En este último eje, que desemboca en la Alfalfa, hay también una enorme acumulación de viviendas con fines turísticos. De hecho, casi tres de cada diez tienen esta función. Eso no sólo ha disparado el precio de los alquileres, sino que está cambiando la dinámica del barrio, empezando por una despoblación y siguiendo por la pérdida de identidad.

Todo eso va en contra de las estrategias para captar un turismo de mayor poder adquisitivo. Lo reconoció en una entrevista reciente con ABC Javier Arredonda, el vicepresidente de Sostenibilidad de la empresa Virtuoso, que es la consultora líder de turismo de lujo, presente en 54 países. «Un barrio sin alma, que no tiene vecinos y los negocios son todos tiendas de souvenirs ahuyenta al visitante premium. A mí no me gustaría alojarme ahí», dijo, destacando la importancia de conservar las tradiciones que son auténticas, sin ninguna impostación ni sucedáneos creados para el visitante. «Eso es lo que realmente atrae al viajero de alto poder adquisitivo, que es el que hace un gasto importante en la ciudad que visita y no transforma el entorno», recalcó.

No percibió este directivo de la consultora que Sevilla viviera una situación límite, pero sí alertó de los riesgos. «No hay nada más difícil que recuperar lo degradado, por eso hay que actuar antes de que ocurra», aconsejó. Pero qué herramientas hay para poder hacerlo. Hasta este momento, muy pocas. Sin una norma que dé competencias a los ayuntamientos para poder limitar el número de licencias es muy difícil. Haría falta un nuevo marco que permita declara zonas turísticamente saturadas, porque torpedear proyectos desde la burocracia no es una solución, sino todo lo contrario, pues genera inseguridad jurídica a los inversores. Ese es el reto de este mandato y de las administraciones competentes.



Source link

Ricardo Navarro

Navegando por la maraña de la información con la varita mágica de las palabras, soy Ricardo Navarro, un Alquimista de Contenido Web que transforma ideas en tesoros literarios. Mi paso por la IE University dotó mi pluma con la pócima del conocimiento. Como un mago de las letras, mis escritos van desde el telar de la economía mundial hasta las tierras inexploradas de la exploración, desde los circuitos de la tecnología y la innovación hasta las pasarelas de la moda y los senderos del turismo. Y cuando la tinta se apaga, me lanzo a la aventura de viajar, buscando nuevos ingredientes para mis creaciones. Cada palabra es una esencia destilada con autenticidad, tejida con el hilo de la transparencia. Únete a mí en este viaje literario donde las letras se funden como metales preciosos, creando un elixir de conocimiento y creatividad que nos guía hacia la exploración de los mundos literarios más inexplorados.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button