Turismo

Canfranc está de moda y la razón es el hotel – Heraldo.es


Si a los canfranqueses les hubieran advertido que a mediados de noviembre de 2023 iban a tener turistas en el pueblo, hace dos o tres años, no se lo hubieran creído. 

El alcalde Fernando Sánchez, que lleva dos décadas al frente del Ayuntamiento por el PSOE, tiene claro lo que pasaba antes, cuando el turismo estaba limitado “a los cuatro meses de invierno” por el esquí y a “un par de verano” (julio y agosto). Pero en noviembre no pasaban más que los despistados y se cerraban los hoteles porque “había muy pocos visitantes”. 

Hace dos años empezó a abrir en este mes de noviembre el hotel Anayet y en 2023 el turismo se ha multiplicado con la llegada del Royal Hideaway Hotel. Tras haberse inaugurado este último el pasado 27 de enero, los hoteles están completos o casi y el edil concluye que “tener tantos establecimientos dispuestos ha cambiado muchísimo Canfranc y ha crecido mucho el turismo”.

El diputado de Chunta Aragonesista, José Luis Soro, que fue consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, desde 2015 hasta 2023, tiene claro que “valió la pena el riesgo que asumimos hace ocho años con Canfranc”. “Ganamos un torrente de ilusión colectiva, teníamos la obligación de estar a la altura. Y lo conseguimos”, destaca. “Hemos recuperado un espacio único e irrepetible y Canfranc ya es motor de desarrollo y herramienta para arraigar población”.

El vestíbulo del hotel de Canfranc lleno de visitantes el pasado domingo.
R. J. C.

Parte de los efectos de esta transformación se notan en la población: si en enero de 2023 aparecían 600 habitantes, en enero de 2024 serán 630 los vecinos, calcula el alcalde al revisar el padrón municipal. 

El otoño cada vez tiene más éxito en el Pirineo y el turismo cada vez se está desestacionalizado a nivel general y en particular en Canfranc, por las cosas que se están haciendo”, recalca al coincidir en la presentación del libro ‘Lejos de Luisiana’ de Luz Gabas (premio Planeta en 2022) que tuvo lugar el pasado sábado en el nuevo hotel.

Neha sale a desayunar en el Royal Hideaway Hotel el pasado lunes.
Neha sale a desayunar en el Royal Hideaway Hotel el pasado lunes.
María Jesus Costa

A la zaragozana María Jesús Costa y su hija Neha les pareció un gran hotel próximo a Francia, y lo estrenaron hospedándose el pasado domingo. Valoraron “el silencio” de su habitación que facilitaba la moqueta utilizada en la restauración, “el baño y sus accesorios” que respetan el medio ambiente y la “restauración” del vestíbulo, “que ha quedado muy bien”, como “el uso de las fotografías históricas de lo que era Canfranc”.

“Nos gustó el desayuno con el queso de Sieso porque valoran la gastronomía de la tierra aunque no llegamos a la coctelería que ofrecen por la noche en la biblioteca”, agrega la viajera zaragozana, que estrenó su paso por el hotel rumbo al sur de Francia para pasar a Pau y Jurançón. “A ver si empieza el esquí de fondo y pasamos el Somport”, concluye.

El objetivo de desestacionalizar el turismo 

El término de “desestacionalizar” aparece también en las respuestas del subdirector del Royal Hideaway Hotel, David Muñoz, porque reconoce que “es el objetivo principal” del Grupo Barceló y ya han visto esas consecuencias. “En noviembre llenamos los fines de semana y pensábamos que iba a ser muy flojo por lo que nos decían aquí. No tenemos una ocupación como en otros meses, pero los sábados y domingos se llena bastante”, destaca.

Muñoz señala que “desde primavera hasta el final de verano el nivel de ocupación ha sido muy bueno” y “agosto ha sido el mejor mes del año, aunque no pensábamos que iba a tener tanta demanda, pero como la gente tiene vacaciones se notaba más ocupación entre semana”.

Las recientes nevadas ya se dejan ver y el próximo puente de diciembre ya tienen “ocupación alta”. La Navidad asoma con “una cena cotillón planificada”. Aun así, la apertura de las pistas de esquí puede incrementar los visitantes y el subdirector señala que “la gente suele reservar en el último momento y podemos llenar en diciembre a cuatro días vista”.

Los clientes del hotel son sobre todo nacionales y franceses. El mercado británico cada vez crece más y la tendencia es que aumenten los europeos (alemanes, holandeses, italianos… ya que se han realizado reportajes en sus medios de comunicación)”, incide David Muñoz.

Neha sube al vagón que ofrece menú degustación.
Neha sube al vagón que ofrece menú degustación.
María Jesús Costa

El coste de la habitación y la comida 

El coste medio de la habitación doble ronda los 150 euros, y los desayunos bufet son de 25 euros para cada uno de los huéspedes. Este precio se asemeja al de los Paradores Nacionales.

El subdirector reconoce que “el hotel se quiere posicionarse en el mercado gastronómico”. Al desayuno con productos naturales que buscan los clientes (yogures, selección de quesos, bollería y selección de panes…) se suma el show cooking con platos calientes que van a la carta y se elaboran delante del cliente.

Tras el acuerdo con Barcelo Hotel Group, la asesoría gastronómica depende de Ana Acín y Eduardo Salanova, ambos con una gran experiencia en la Venta del Sotón y Espacio N, y “esa parte es muy fuerte y un objetivo para nosotros”, recuerda David Muñoz. “La idea es fortalecer lo mayor posible este punto a nivel de Aragón y nacional”, señala.

Curry rojo de pollo de corral, uno de los platos que ofrece el restaurante del hotel.
Curry rojo de pollo de corral, uno de los platos que ofrece el restaurante del hotel.
R. J. C.

Una familia de cuatro miembros se dirige a desgustar una comida en el restaurante. De primero, compartieron el steak tartar y la saam papa de cerdo, mientras de segundo optaron por la trucha imperial aragonesa, albóndigas de ternera foie y trufa y curry rojo de pollo de corral. Remataron la comida con dos flanes de la abuela Angelines. Todo ello regado con el vino 12 Lunas de Somontano. El precio: 166 euros (a 41,5 € cada uno).

En los próximos días reabrirán los dos vagones de tren que aportan un menú de degustación, con el que aspiran a alcanzar una estrella Michelin. Este menú degustación cuesta 160 euros y el maridaje es opcional.

El subdirector explica que esta “además es una experiencia” porque “no es solo subir al vagón y comer, sino que hay un recorrido por el hotel con nuestro personal y es más completo para el comensal”. “Hay maridaje y es una cocina creativa aragonesa que mezcla lo tradicional con toques vanguardistas”, explica.

Ana Acín y Eduardo Salanova, en el Espacio N.

Ana Acín y Eduardo Salanova, en el Espacio N.
Rafael Gobantes

Un chef de Canfranc 

El alcalde reconoce que ha comido en el hotel, aunque todavía no ha probado el menú del vagón. Aun así, destaca que “se mezcla la cocina grande y la sencilla”, se nota que “es un chef de estrella Michelin” refiriéndose del canfranqués Eduardo Salanova, y “además no tiene un precio excesivamente elevado”.

En cualquier caso, Fernando Sánchez destaca que “el Ayuntamiento de Canfranc está muy contento con cómo está funcionando el hotel por encima de las previsiones y mejor de lo que pensaba mucha gente”. “De por sí, es un hotel destino y tiene bastante tirón. Esto es muy difícil de conseguir”, agrega. “Canfranc está de moda ahora y es una referencia”.

El Ayuntamiento quiere trabajar con el hotel en actividades como la presentación del libro de Luz Gabás del otro día porque consideran que es la mejor manera de “integrarse en el pueblo” y creen que “no pueden aislarse”, porque eso sería “un fracaso”.

El nuevo turismo ha llenado este año con un centenar de trabajadores el municipio fronterizo y el edil prevé que una vez conseguidos los efectos de la buena hostelería tienen pendiente mejorar las condiciones de vivienda para los empleados que quieran trabajar allí.



Source link

Ricardo Navarro

Navegando por la maraña de la información con la varita mágica de las palabras, soy Ricardo Navarro, un Alquimista de Contenido Web que transforma ideas en tesoros literarios. Mi paso por la IE University dotó mi pluma con la pócima del conocimiento. Como un mago de las letras, mis escritos van desde el telar de la economía mundial hasta las tierras inexploradas de la exploración, desde los circuitos de la tecnología y la innovación hasta las pasarelas de la moda y los senderos del turismo. Y cuando la tinta se apaga, me lanzo a la aventura de viajar, buscando nuevos ingredientes para mis creaciones. Cada palabra es una esencia destilada con autenticidad, tejida con el hilo de la transparencia. Únete a mí en este viaje literario donde las letras se funden como metales preciosos, creando un elixir de conocimiento y creatividad que nos guía hacia la exploración de los mundos literarios más inexplorados.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button