Economía Mundial

Sarkozy revela cómo provocó con Merkel la caída de Berlusconi: “Fue cruel pero necesario” – República


Nicolas Sarkozy ha escrito sus memorias políticas. Tiempo de combates, las ha titulado. Las ha publicado este martes y sus páginas han provocado un vendaval más allá de las fronteras de Francia. Porque sus palabras revelan los detalles de un hecho histórico en Italia: la dimisión de Silvio Berlusconi en 2011. El ex presidente galo confirma que fue él quien provocó junto con Angela Merkel la renuncia del ex primer ministro italiano y el cambio a un Gobierno técnico que presidió Mario Monti.

La mano de los mandatarios francés y alemana se vislumbraba ya entonces, pero ésta es la primera vez que Sarkozy confirma con todo detalle su responsabilidad. Es la primera vez que reconoce el intervencionismo de dos estados extranjeros en un cambio de Gobierno en una nación que es su socio en la Unión Europea. Y es la primera vez también que cuenta cómo se produjo esa presión hasta lograr su objetivo con la intención de frenar el aumento de la prima de riesgo y la caída de la tercera economía del viejo continente.

Estaban convencidos de que “¡el problema de Italia era él!”, alega en su defensa su entonces homólogo francés. Berlusconi y “su patética actitud”. Así que…. “tuvimos que sacrificarlo”. “Fue cruel, pero necesario”, se lee en las páginas que este martes reproducen todos los medios italianos.

Ocurrió el 3 de noviembre de 2011, durante el G20 celebrado en Cannes. Sarkozy recuerda la terrible crisis financiera, alimentada por la desconfianza en las Bolsas. La alarma en Europa era generalizada. El verano italiano había sido una auténtica pesadilla para Berlusconi entre el spread que crecía casi exponencialmente y el escándalo por las fiestas del Bunga-bunga. “Incluso el presidente estadounidense, Barack Obama, y ​​el líder chino, Hu Jintao, estaban muy preocupados”, subraya.

La cumbre abordaba el colapso griego, pero “a estas alturas”, se justifica Sarkozy, “se trataba de salvar la tercera economía de la eurozona: Italia. Los tipos de interés de la deuda pública habían alcanzado el 6,4%, un nivel considerado insostenible”. Así que “Angela Merkel y yo decidimos convocar a Berlusconi para convencerlo de que tomara más medidas para intentar calmar la tormenta en curso”.

El ex presidente francés relata que el primer ministro italiano «empezó a explicar que no habíamos entendido que no había riesgos en los mercados internacionales, porque la deuda pública italiana estaba en manos de los italianos. Era todo bastante delirante“.

Berlusconi intentó tranquilizarles. Les dio su propia receta para que se relajaran. Un clásico suyo: unos chistes para aliviar la tensión. “Contó unas bromas de las suyas, que estaban completamente fuera de lugar”, se queja Sarkozy. Y su estrategia económica: “Quería crear más deuda que sólo pudieran soportar sus compatriotas. Todo esto fue bastante delirante.” 

“Un final sin gloria”

La tensión entre Sarkozy y Berlusconi se remontaba a unos meses antes, a abril de 2011. Entonces, el ex presidente francés participó en una cumbre bilateral entre ambos países en Roma. Quería apoyar la candidatura de Mario Draghi a la presidencia del Banco Central Europeo. Sarkozy escribe: «Nuestras relaciones habían comenzado a deteriorarse. Berlusconi se estaba convirtiendo en una caricatura de sí mismo“.

“El brillante empresario, el político con una energía indomable, no eran más que un recuerdo lejano”, puntualiza Sarkozy al hablar de Berlusconi. “El triste episodio del Bunga-bunga presagiaba un final sin gloria… Aproveché ese viaje a Roma para apoyar la candidatura de Mario Draghi a la presidencia del Banco Central Europeo… Draghi era competente, abierto y simpático. .. Su larga colaboración con Goldman Sachs nos habría garantizado un enfoque más americano que alemán. Un aspecto decisivo a mis ojos”.

Merkel y Sarkozy tras la famosa rueda de prensa de octubre de 2011.

En octubre Sarkozy y Merkel lanzaron su famoso ultimátum a Berlusconi para que adoptara medidas para frenar la deuda y favorecer el crecimiento. En aquella rueda de prensa en Bruselas, los periodistas preguntaron a ambos si aún tenían fe en Berlusconi.

Ella, algo embarazada, asintió tímidamente. Casi en voz baja. Después lanzó una elocuente mirada a su entonces homólogo francés y ambos se echaron a reír. Él respondió entonces por los dos: “Tenemos fe en todas las autoridades italianas, en las instituciones políticas, económicas y financieras del país”.

Con estos precedentes quedaban pocas dudas en Italia sobre la satisfacción de ambos mandatarios cuando el 12 de noviembre, solo nueve días después de aquella reunión en la que le pidieron a la cara que se fuera, Berlusconi presentó su dimisión. Todo estaba organizado desde días antes, cuando la prima de riesgo quintuplicó la registrada en enero de 2011 y alcanzó su récord histórico de 574 puntos.

“Mejor sin él y su actitud patética”

Aquel 3 de noviembre, en Cannes, “hubo un momento de gran tensión”, recuerda Sarkozy en su biografía, “cuando tuve que explicarle que ¡el problema de Italia era él! Angela y yo entendimos que él era la compensación por el riesgo que su país tenía que pagar a los subscriptores de bonos del Tesoro. Sinceramente, pensábamos que la situación sería menos dramática sin él y sin su actitud patética… el momento era grave“.

Tuvimos que sacrificar a Papandreu (el presidente griego en aquella época) y a Berlusconi para contener el tsunami“, confiesa Sarkozy. “Los mercados entendieron que nosotros queríamos la dimisión de Berlusconi. Fue cruel, pero necesario”.

Ambos contaban con un aliado involuntario en Italia, el entonces presidente de la República, Giorgio Napolitano. El 9 de noviembre (tres días antes de su dimisión) Napolitano nombraba a Mario Monti senador vitalicio. El 16 de noviembre, el presidente de la República encomendaba a Monti la tarea de formar un gobierno en funciones, el que se conoció como un Gobierno técnico.

La biografía política del ex inquilino del Eliseo entre 2007 y 2012 es posterior al fallecimiento de Berlusconi porque, pese a todo lo que cuenta, Sarkozy se dice “entristecido” por su muerte.

Una renuncia “libre y responsable”

Lo que no cuenta Sarkozy es que aquel 12 de noviembre, cuando Berlusconi presentó su dimisión a Giorgio Napolitano a las 21.42 horas, el pueblo que más lo detestaba festejaba a las puertas del Quirinale el fin de 18 años de berlusconismo. No lo vieron. Él había salido por la puerta de atrás. Casi como una huida.

No hubo discurso. Ni fotografía. Fue Napolitano quien compareció para hacer oficial una renuncia presentada de forma “libre y responsable” por motivos de política nacional. En aquel momento, también el presidente de la República recordó la famosa comparecencia de Sarkozy y Merkel en octubre de 2011. “Las desagradables expresiones públicas de los líderes europeos sobre su escasa confianza en los compromisos asumidos por Italia”, las definió.

Entonces, nadie imaginaba que Berlusconi renacería de sus cenizas y volvería a primera líneas de la batalla política. Incluso al Gobierno, del que forma parte ahora su partido Forza Italia. Durante todo este tiempo, hasta su muerte, siempre ha denunciado que lo que sucedió en 2011 fue “un golpe de Estado” contra él.

“Era todo una mentira, no era cierto que el país estuviera al borde de precipicio económico“, contaba años después el ex primer ministro italiano. “Construyeron toda esa historia contra el premier Berlusconi, que defendía los intereses nacionales contra ciertas propuestas que favorecían a otros Estados. En el G-20 de Cannes ya circulaba el rumor de que yo no sería presidente una semana después. La formación del Gobierno Monti fue un golpe de Estado contra quien no consentía a Alemania y a Francia llevar adelante sus decisiones en materia de política económica”.

A juzgar por sus palabras, quizá y a pesar de todo, hoy le hubiera gustado leer las de Sarkozy. Al menos en parte.



Source link

Ricardo Navarro

Navegando por la maraña de la información con la varita mágica de las palabras, soy Ricardo Navarro, un Alquimista de Contenido Web que transforma ideas en tesoros literarios. Mi paso por la IE University dotó mi pluma con la pócima del conocimiento. Como un mago de las letras, mis escritos van desde el telar de la economía mundial hasta las tierras inexploradas de la exploración, desde los circuitos de la tecnología y la innovación hasta las pasarelas de la moda y los senderos del turismo. Y cuando la tinta se apaga, me lanzo a la aventura de viajar, buscando nuevos ingredientes para mis creaciones. Cada palabra es una esencia destilada con autenticidad, tejida con el hilo de la transparencia. Únete a mí en este viaje literario donde las letras se funden como metales preciosos, creando un elixir de conocimiento y creatividad que nos guía hacia la exploración de los mundos literarios más inexplorados.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button