Moda

Peor no podemos estar – Diario Alfil


Por Javier Boher

[email protected]

¡Paremos un poco, amigo lector!¡Qué semana de emociones! La verdad que el triunfo del Pelucas fue un cisne tan negro que… mejor me guardo el chiste porque después me van a llenar de insultos, ahora que están todos más sensibles que conicetero militante de la ciencia nac&pop.

Sinceramente nadie vio venir nada, como el romance que supuestamente tiene el economista con Fátima Florez. Alguien tiene que hacer algo, porque entre que hacen campaña en Tik Tok y que pegan noviazgos mediático como para andar paseando por los programas de chimentos los que hacemos periodismo político vamos a tener que empezar a pensar en pegar un salto a otros formatos, como el teatro de revistas u OnlyFans, que seguramente nos va a dar más visibilidad.

Si le soy completamente sincero, estimado, para mí esto es más trucho que medias y relojes de mantero de la peatonal. Seguro que algún desprevenido cae en el engaño, pero después no dura tanto.

Es que, a final de cuentas, el tema del patriarcado, el machirulismo y todas esas cosas de feminista de pelo verde algo de razón tienen. Eso es tan así que es una cuestión de que todos los políticos necesitan mostrar que son más enhebradores que costurera de industria textil. Si o si se tienen que hacerse ver como unos machos potentes, viriles, con la mujer trofeo al lado.

Lo hizo el Sultán de Anillaco con todas las vedettes que desfilaban por Olivos y con la Bolocco, lo hizo el Nestornauta con la Condenada de Recoleta, lo hizo el Motonauta Monomano con Karina y Gatricio con Juliana. Si hasta el presidente ojos de enfisema trató de hacer la misma con Fabiola, que posibilitó muchas cosas menos levantarle la imagen a un tipo más golpeado que alfajor en el fondo de la mochila del colegio.

Ahora parece que hay que seguir construyendo el mito de que el Melenas puede ser un gran líder, paladín de la libertad y del sexo tántrico, porque le ponen al lado el adorno. Quizás eso de que habla con el perro muerto o que no tiene familia le están pegando un poco y por eso hay que tratar de mostrarlo como un tipo normal.

No le voy a mentir, estimado. Me pasé casi dos décadas peleándome con los kirchneristas y ya sé que me espera el mismo tiempo peleándome con estos otros tipos. A esta altura ya ni siquiera sé por qué. Vivimos en un país de eufemismos, de promesas simples que cautivan a gente que no tiene ganas de ver lo verdaderamente complicado de todo lo que viene por delante. La gente quiere que le digan que todo se reduce a que todo estaría fenómeno si no fuere porque hay un grupo que son todos malos. Es casi como ver una película de Marvel o una de princesas de Disney. Para millones de personas no existe la posibilidad de la complejidad de los problemas.

Después de la elección me pasó con dos amigos: “el peso está muerto, necesitamos dolarizar”, así que les pregunté a qué tipo de cambio creían que se podía hacer. La respuesta no lo sorprenderá: “ni idea, pero el peso está muerto”. Desde hace un mes a esta parte somos 30% más pobres porque se devaluó el peso, pero los tipos creen que la forma de salir de esto es con más devaluación. Homeopatía económica.

En este país no nos gustan las cosas complicadas, estimado. Bah, en realidad no nos gusta que nos digan que va a estar complicado. Capaz si te invitan a subir al Champaquí pasás porque te da fiaca, pero si te dicen que vas hasta el kiosko a comprar una coca, después que hay que ir un poco más allá y después otro tanto, sin darte cuenta terminaste caminando el doble, pero con esa promesa inicial de que solamente ibas a ir hasta la esquina por la coca. Todo funciona así, con promesas.

Nos quedamos sin espacio, estimado, así que la dejamos acá. Solamente recuerde que “peor que esto no podemos estar” es algo que yo vengo escuchando desde hace 30 años, porque antes era demasiado chico. Acá estamos, votando de nuevo pensando en eso.

Tenga buena semana.



Source link

Ricardo Navarro

Navegando por la maraña de la información con la varita mágica de las palabras, soy Ricardo Navarro, un Alquimista de Contenido Web que transforma ideas en tesoros literarios. Mi paso por la IE University dotó mi pluma con la pócima del conocimiento. Como un mago de las letras, mis escritos van desde el telar de la economía mundial hasta las tierras inexploradas de la exploración, desde los circuitos de la tecnología y la innovación hasta las pasarelas de la moda y los senderos del turismo. Y cuando la tinta se apaga, me lanzo a la aventura de viajar, buscando nuevos ingredientes para mis creaciones. Cada palabra es una esencia destilada con autenticidad, tejida con el hilo de la transparencia. Únete a mí en este viaje literario donde las letras se funden como metales preciosos, creando un elixir de conocimiento y creatividad que nos guía hacia la exploración de los mundos literarios más inexplorados.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button