Moda

Amancio Ortega: el chico de los recados que empezó con 5.000 pesetas – El Mundo


Es menester cuando se habla sobre millonarios hechos a sí mismos saludar de visera al patrón de los patrones. Al icono del éxito empresarial Made in Spain con etiquetado de Made in China y ejemplo de moda que no pasa de moda en las escuelas de negocios de todo el mundo. El nombre de Amancio Ortega Gaona (Busdongo de Arbas, 1936) tiene costumbre de figurar en las listas de magnates. Pero el hombre más rico de España y decimotercero del mundo, no sería quien es hoy en día sin las buenas compañías y decisiones que acompañaron su genio.

Hace justo diez años, el 15 de agosto de 2013, falleció una de las personas que dio sus primeras puntadas a Zara. Rosalía Mera, mujer del empresario hasta 1986, fue testigo en primera y segunda persona de los desvelos de aquel joven que soñaba con comprarse una moto Vespa para recorrer las calles de A Coruña. Una ilusión juvenil que cumplió con creces gracias a su tesón, sacrificio y al amor de su familia.

Así lo cuentaDe cero a Zara (La Esfera de los Libros, 2011), biografía escrita por los periodistas Xabier R. Blanco y Jesús Salgado que describe la travesía personal y profesional del creador de Inditex. Un imperio que actualmente da empleo a más de 150.000 personas y facturó 4.130 millones de euros en 2023. Matriz de las 5.815 tiendas que la compañía posee 93 países con marcas como Zara, Bershka, Stradivarius, Pull & Bear, Massimo Dutti, Zara Home, Oysho o Uterqüe.

Rosalía Mera en 2011 GTRES

El pequeño recadero

Aunque muchos sitúan sus orígenes en Galicia, Amancio Ortega nació en Busdongo de Arbas, un remoto pueblo leonés de apenas 700 habitantes. Era el benjamín de una familia de cuatro hermanos formada por el matrimonio del vallisoletano Antonio Ortega Rodríguez con Josefina Gaona Hernández, una muchacha oriunda de Valoria de la Buena (Valladolid).

Los Ortega-Gaona estaba de paso en aquel municipio debido a la profesión profesión de ferroviario del cabeza de familia, hasta que este fue ascendido a jefe de estación de Tolosa, en Guipúzcoa. Amancio tenía tan solo tres meses de edad y vivió sin memoria la Guerra Civil. Los niños de la villa donde pasó toda su infancia lo recuerdan como un chico introvertido, educado y responsable. Nunca lo vieron jugar a la pelota de trapo con otros chavales, como sí hacía su hermano mayor, Antonio.

Pero aquel niño no se hace un hombre hasta que RENFE vuelve a trasladar a su padre. Esta vez a la estación de A Coruña. Percibe entonces de que es el momento de empezar a contribuir a la economía familiar y logra un empleo en la camisería Gala. Tiene solo 14 años y es el chico de los recados, encargado de llevar y traer pedidos a pie o en bicicleta. Había abandonado la escuela porque su hermana, Josefa, fue la elegida por la familia para continuar con sus estudios superiores. En concreto, estudiaría Comercio, carrera que le ayudaría a ser pilar fundamental para su hermano.

Amancio Ortega en la primera foto que publicó Inditex Inditex.

De transportar camisetas, Amancio pasó a atender el mostrador y posteriormente a ser gerente de la tienda. Durante tres años trabajó en fines de semana y vacaciones. En 1953 renuncia a su puesto por otro en mejores condiciones en La Maja, tienda de ropa que tenía empleados sus hermanos Antonio y Josefa. Allí conoció a Rosalía Mera, una dependienta sonriente y amable de la que se enamoró. Fue mutuo.

Para cuando Rosalía y Amancio se hicieron novios, este ya tenía claro el tipo de vida que quería para su futura mujer y su familia. Su trabajo en La Maja no le servía solo para llegar a fin de mes, sino para planear su década dorada. Así fue como en 1963 y con una inversión de 5.000 pesetas funda confecciones GOA, una empresa que llevaba sus iniciales y las de su hermano Antonio dispuestas del revés.

Aquella compañía no solo estaba en manos de Amancio, sino también de sus personas de confianza. En un primer momento, el empresario decidió que debían centrarse en la elaboración de cucos para abrigar bebés. Eran Rosalía y su cuñada Primitiva, mujer de su hermano, las encargadas de coser las prendas con las que el empresario buscaba crear mercado. Su hermana Josefina llevaba las cuentas, mientras que Amancio y Antonio se encargaban del transporte y las entregas.

Amancio Ortega junto a su mujer, Flora Pérez GTRES

Amancio siguió intentándolo con ideas y diseños, hasta que dio con la tecla y el éxito le llegó en forma de bata de boatiné.Eran asequibles para todos los bolsillos y las fabricaban de distintas tallas sin ser hechas a medida, una idea innovadora y que generó bienestar en muchas mujeres. Fue así como GOA se convirtió en la proveedora textil principal de A Coruña, influencia que, gracias a los viajes y acuerdos de los hermanos, se extendería a toda España.

En los 70, el empresario era un hombre casado y padre de dos hijos junto a Rosalía Mera: Sandra (55) y Marcos (52). Este último nació con una parálisis cerebral, motivo por el que el matrimonio impulsó la Fundación Paideia, para integrar y ayudar a personas con discapacidad y sus familias.

En 1975, Amancio Ortega decide abrir en A Coruña una tienda, a la que bautizará como Zorba, en honor a la pelicula Zorba el griego. No obstante, ya existía una zapatería con dicho nombre y se le ocurrió aprovechar la mayoría de letras que había pedido para su letrero para crear la marca Zara. De manera previa, había fracasado con un proyecto de locales de moda barata llamados Sprint. Con Zara, todo iba a ser distinto.

Amancio Ortega con su hija Marta Ortega GTRES

El modelo funcionaba: moda rápida y asequible basada en tendencias, escasez de unidades de un mismo producto y tiendas en los centros de las ciudades. No daba puntada sin hilo y fundó su primera fábrica en Arteixo para autoabastecerse. En 1978, Zara arriba a Madrid y un año después desembarca en Barcelona.

Los 80 fueron una época de cambios en todos los sentidos. En 1983, a pesar de la oposición de su familia, el empresario se separa de Rosalía Mera e inicia una relación con la dependienta de Zara Flora Pérez. Madre de su hija Marta Ortega (39) y su esposa hasta la actualidad.

En 1985, empezó la expansión internacional con Inditex, siglas del holding Industria del Diseño Textil. En esta segunda etapa empieza a fabricar en otros países como China o India. En 1987, tuvo que afrontar la pérdida de su hermano y mano derecha, Antonio. A pesar del dolor siguió adelante y en 1989 inaugura una sucursal en Nueva York y otra en París. A mediados de los 90, ya poseía más de 500 tiendas en todo el planeta. El resto, es historia de España y mundial.



Source link

Ricardo Navarro

Navegando por la maraña de la información con la varita mágica de las palabras, soy Ricardo Navarro, un Alquimista de Contenido Web que transforma ideas en tesoros literarios. Mi paso por la IE University dotó mi pluma con la pócima del conocimiento. Como un mago de las letras, mis escritos van desde el telar de la economía mundial hasta las tierras inexploradas de la exploración, desde los circuitos de la tecnología y la innovación hasta las pasarelas de la moda y los senderos del turismo. Y cuando la tinta se apaga, me lanzo a la aventura de viajar, buscando nuevos ingredientes para mis creaciones. Cada palabra es una esencia destilada con autenticidad, tejida con el hilo de la transparencia. Únete a mí en este viaje literario donde las letras se funden como metales preciosos, creando un elixir de conocimiento y creatividad que nos guía hacia la exploración de los mundos literarios más inexplorados.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button