Economía Mundial

Comunidad Andina de Naciones: la oportunidad que Colombia podría aprovechar mucho más | Más Colombia – Más Colombia


Ahora que Colombia presenta señales claras de desaceleración económica, y la producción del sector manufacturero registra decrecimiento por cuarto mes consecutivo y una variación anual a junio de -4.8% (DANE), pensar en cómo aprovechar los mercados que Colombia tiene a la mano, como el de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), cobra mayor relevancia. 

A continuación, le contamos cómo ha sido la evolución de la relación comercial de nuestro país con la CAN, que en 2022 presentó un superávit comercial de USD $716 millones y exportaciones por valor de USD $3.124 millones (5,3% más que el año anterior), y por qué es posible aprovechar este mercado mucho más. 

Le puede interesar: Se consolida la desaceleración de la economía: crecimiento de la manufactura fue negativo por cuarto mes consecutivo

El nacimiento promisorio de la Comunidad Andina de Naciones

El Grupo Andino, que dio origen a la Comunidad Andina de Naciones, es uno de los procesos de integración más antiguos del mundo, ya que entró en vigencia en octubre de 1969 y en octubre de 2023 cumple 54 años.

Inicialmente, lo conformaron Perú, Colombia, Chile, Ecuador y Bolivia. En 1973 se adhirió Venezuela y en 1976 se retiró Chile. A partir de 1976, cuando se suscribió el Protocolo de Trujillo, comenzó a denominarse Comunidad Andina de Naciones (CAN).

Durante sus primeros 20 años, predominó lo que se denominó posteriormente Regionalismo Cerrado. Bajo las concepciones predominantes de la CEPAL, este incluía planes de complementación industrial y la aplicación de unas preferencias que no se aplicaban a los demás países por fuera de la región, además de la búsqueda de un arancel externo común que nunca se logró acordar plenamente.

Posteriormente, se impuso el Regionalismo Abierto, que constituyó un esfuerzo por adaptar la Comunidad Andina de Naciones a las corrientes predominantes de libre comercio.

Cambios en las prioridades de la Comunidad Andina de Naciones 

En pleno proceso de construcción en la década de 1990 y a comienzos de la del 2000, varios factores alteraron el rumbo de la Comunidad Andina de Naciones.

En primer lugar, la creación de la Organización Mundial del Comercio, ocurrida en 1994, que estableció disciplinas multilaterales que apuntaban a una liberalización comercial a nivel global. 

En segundo lugar, el proceso que desembocó a partir de 1994 en las negociaciones del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), entre 1998 y 2007.

En 2005, los países del Mercosur, Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay fueron aceptados como miembros asociados, estatus que se le otorgó a Chile en 2006. En el contexto de las negociaciones de los tratados de libre comercio con la región andina, Venezuela se retiró en 2006, en un proceso que duró hasta 2011. 

Lea también: Última noticia: Fecode decretó paro nacional de maestros en Colombia

El régimen andino incluye una eliminación completa de los aranceles. También en la Comunidad Andina de Naciones se ha logrado la armonización aduanera y un conjunto de acuerdos sobre facilitación del comercio, obstáculos técnicos al comercio, servicios e inversión, medidas sanitarias y fitosanitarias, propiedad intelectual, competencia y defensa comercial, entre otros.

1993 – 1997: auge de exportaciones intrarregionales y manufactureras

Según una investigación de Germán Creamer, publicada en la revista El Trimestre Económico, en los ochenta, el crecimiento de las exportaciones fue muy bajo, posiblemente debido a la crisis de la deuda. 

En los noventa el crecimiento exportador se vio favorecido por el crecimiento de la economía norteamericana, especialmente la estadounidense, a la cual aumentaron las exportaciones a un ritmo del 12,5% anual entre 1992 y 1997.

Según el mismo estudio, en el periodo que va de 1993 a 1997 las exportaciones andinas al resto del mundo crecieron 11,12%, pero las intrarregionales crecieron 20,56%, lo que refleja el impacto del acuerdo en la dinámica exportadora regional.

Entre 1990 y 1998, la proporción de exportaciones manufactureras en relación a las exportaciones de la Comunidad Andina de Naciones pasó de 26,7%, en 1990, a 47,8% en 1998, un reflejo del efecto positivo de la integración en las exportaciones con valor agregado.

No se mantuvo la dinámica inicial

La dinámica positiva inicial del comercio en el marco de la Comunidad Andina de Naciones no logró una fortaleza suficiente. Según un informe oficial de la Comunidad, en 2022, el principal destino de las exportaciones de la Comunidad Andina fue Estados Unidos, con el 20,1% de las ventas externas totales. Le siguieron China, con 16,4%; la Unión Europea, con 12,0%; Panamá, con 6,8% y, en quinto lugar, los Países Miembros de la CAN, con una participación de 6,5%. 

Según el balance que hizo a mediados de 2023 el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo de Colombia de los tratados comerciales, en 2022 los principales productos exportados a la Comunidad Andina de Naciones fueron: energía, medicamentos para uso humano, aceite crudo de petróleo y productos de belleza. 

Por su parte, las importaciones desde la CAN se concentraron en alambre de cobre, aceite de soya, preparaciones y conservas, y aceite de palma, o sea productos con un bajo valor agregado.

En 2022, el superávit comercial de Colombia con la CAN fue de USD $716 millones. En 2022, las exportaciones fueron USD $3.124 millones, 5,3% más que el año anterior, y las importaciones USD $2.519,4 millones, 14% más que el año anterior.

Las exportaciones minero-energéticas representaron el 94,6%. Sin embargo, según el Ministerio, las exportaciones de Colombia a la CAN son más diversificadas que las dirigidas a terceros países: en 2022 abarcaron 3.249 subpartidas arancelarias (mayores a USD $10 mil), comparadas con las 2.387 a EE. UU o 1.670 a la Unión Europea.

Siga leyendo: Biólogos lanzan alerta: proyecto de ley prohibiría el uso de animales silvestres en educación y estudios biológicos



Source link

Ricardo Navarro

Navegando por la maraña de la información con la varita mágica de las palabras, soy Ricardo Navarro, un Alquimista de Contenido Web que transforma ideas en tesoros literarios. Mi paso por la IE University dotó mi pluma con la pócima del conocimiento. Como un mago de las letras, mis escritos van desde el telar de la economía mundial hasta las tierras inexploradas de la exploración, desde los circuitos de la tecnología y la innovación hasta las pasarelas de la moda y los senderos del turismo. Y cuando la tinta se apaga, me lanzo a la aventura de viajar, buscando nuevos ingredientes para mis creaciones. Cada palabra es una esencia destilada con autenticidad, tejida con el hilo de la transparencia. Únete a mí en este viaje literario donde las letras se funden como metales preciosos, creando un elixir de conocimiento y creatividad que nos guía hacia la exploración de los mundos literarios más inexplorados.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button