Cuestiones Ambientales

Un vecindario se organiza para reclamar por el ruido de una pista … – Diario El Dia


Una nueva reunión de vecinos para reclamar por los ruidos molestos que adjudican a una pista / el dia

“Queremos vivir en paz”, resume un portavoz de la juntada que se realizó en la tarde de ayer en una de las viviendas donde el silencio semi rural de Arana -un atractivo de la zona como lugar de asentamiento familiar-, se rompe habitualmente, en casos a diario, por el estruendo de motores exigidos en curvas y rectas de un circuito para karting y motos.

Sostienen que el emprendimiento 615 y 25 propone un escenario de entrenamientos en la semana y también de competencias para ese tipo de vehículos, los domingos. “Vivo a 300 metros y el ruido es insoportable. Cuando hay carreras, empiezan a las 10 de la mañana y están hasta las seis de la tarde”, apuntó el vecino.

Si bien el predio, aseguran en la zona, cuenta con habilitación Municipal, tras una denuncia vecinal de hace 15 días, llegaron inspectores, tomaron muestras del ruido y le colocaron una faja de clausura. La situación cambió y ahora se estaría anunciando una nueva prueba para el fin de semana próximo.

“Un día que había dos karting dando vueltas se llamó a la Municipalidad, vinieron los inspectores y midieron el nivel de ruido adentro de una casa. Notaron que era muy alto y clausuraron la pista”, apunto el vecino. Según sostuvieron en la reunión que se realizó ayer, ese día había dos vehículos. “Cuando corren los domingos son 20 por series”, se indicó para graficar el aumento del volumen que llega a las viviendas, algunas situadas a pocos metros de la pista en cuestión.

Con todo, en la juntada vecinal se decidió insistir con las quejas cada día que haya ruidos. No es todo. Analizan otras medidas que todavía no están definidas.

Lo que se describe con un manto de ruido elevado arrancó hace poco más de un mes. “Quienes nos instalamos en este barrio buscamos paz, sino estaríamos instalados en el Centro”, le había indicado a este diario Gonzalo Martínez, uno de los frentistas que salió a reclamar.

En el barrio que se fue armando hace pocos años en una zona tradicionalmente rural, protagonista de una especie de boom inmobiliario, ya tienen organización para el planteo de los reclamos vecinales. Hay un grupo de intercambio de mensajes por WhatsApp y se suman las reuniones en las que se suele usar alguna de las casas de familia.

“Es muy molesto. Nos afecta la calidad de vida seriamente”, Analía Basualdo, que también tiene su casa en esa zona. “Encima funciona los fines de semana. No podés ni dormir la siesta porque se sienten los ruidos todo el tiempo. Y eso que yo estoy a varias cuadras del lugar”, agregó Martínez en la charla que sostuvieron con este diario, a fines del mes pasado.

Los frentistas que denunciaron la situación a este diario comentaron que si bien entienden que es una actividad privada de entretenimiento, pidieron calibrar la convivencia. “No pretendemos sacarle la fuente de trabajo a nadie. No nos parece que esté bien que afecte la tranquilidad del barrio”, dijo una de las vecinas.

En ese sentido destacaron que esa zona de Arana se caracteriza por viviendas y vecinos muy vinculados con los hábitos ecológicos y sustentables. Consideran que el funcionamiento de la pista iría en contra de esa lógica.

Las imágenes que aportaron los frentistas muestran que el predio ocupa aproximadamente dos manzanas en una zona que si bien está poco poblada, la falta de arbolado y edificaciones impide que haya amortiguación del sonido, que termina expandiéndose por todo el barrio.

“No tenemos problemas con que tenga una actividad. Sí, con que nos moleste. Los decibeles que tomaron en una casa llegaron a 80. Esta es una zona tranquila y hay poco ruido. Entonces, pasar de 15 a 80, por ejemplo, es un montón”, dijo ayer otro frentista de la zona y añadió que “es la segunda vez que nos juntamos. Seguimos analizando cómo organizamos”.

El barrio se fue poblando en los últimos años, pero conserva el aire de semi ruralidad

 



Source link

Gabriel Molina Duran

Sumergido en el océano de las palabras y el arte de la creación, soy Gabriel Molina Durán, un Experto en Elaboración de Contenidos que da vida a ideas y las moldea en historias cautivadoras. Mi formación en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria nutrió mi pluma con el néctar del conocimiento. Como un alquimista de las letras, mis escritos se despliegan desde las problemáticas ambientales hasta los senderos de la educación y el aprendizaje, desde los engranajes del mundo empresarial hasta los anales de la historia y los secretos de la salud. Con una pasión que late en cada línea, me sumerjo en el mundo del fitness, donde la vitalidad se convierte en tinta. Cada palabra es un lienzo de autenticidad, tejido con el hilo de la transparencia. Te invito a acompañarme en esta travesía donde las letras se entrelazan para formar historias cautivadoras, donde el aprendizaje es un faro y donde la salud y el bienestar son nuestro lema.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button