Medios Digitales

“Eternamente amándonos” y “Nadie como tú” – Milenio


Me queda claro que ya a “nadie” le importa pero creo que es una irresponsabilidad periodística no hablar de los finales de las telenovelas especialmente cuando se trata de desenlaces plagados de aportaciones como el de “Eternamente amándonos”.

Sí, yo sé que es una telenovela. ¿Y? Ya quisieran en el mundo digital la mitad del impacto y relevancia del universo de los melodramas seriados mexicanos.

Sí, yo sé que fue una telenovela vespertina. ¿Y? Se me hace asquerosamente enfermo que hoy que todo el mundo se rasga las vestiduras luchando contra la discriminación, se discrimine a una telenovela por su horario (más allá de que en plataformas se pueda ver de día, tarde o noche).

Y sí, fue una telenovela “humilde”, de “bajo” presupuesto. ¿Y? Ahora resulta que estamos rodeados de expertas y de expertos en el sofisticado modelo de negocios de la única televisión que funcionó, funciona y seguirá funcionando: la televisión abierta. ¡Por favor! Tantita alfabetización mediática.

Para no hacerle el cuento largo, con todo y las tradicionales truculencias del género, esta producción de Silvia Cano cerró de una manera hermosa.

Quiero ver a Diana Bracho para darle un abrazo. ¡Qué manera de mandar mensajes importantes! ¡Qué escenas tan más bonitas! Todos los personajes concluyeron precioso.

¿Pero sabe qué fue lo mejor? Algo que no veía desde hace mucho tiempo: el reconocimiento a la producción de esta telenovela de Televisa.

Fue muy lindo ver, en los últimos minutos, a la gente que está detrás de cámaras y verla feliz. Aquí también hubo mensajes. ¡Qué orgulloso me siento de este trabajo! ¿Usted no?

ESTRENO

Hoy lunes 14 de agosto, a las 16:30, en el lugar de “Eternamente amándonos”, se estrena “Nadie como tú” y yo estoy con la boca abierta.

Antes de que empiecen a circular los comentarios hirientes y los chismes de mala muerte, yo sí quisiera sensibilizarlo sobre cosas fundamentales que hay en esta producción de Ignacio Sada y que sí hacen un cambio.

La protagonista de esta historia de Sandra Santos no sólo es una mujer empoderada, es una mujer capaz de luchar a punta de pistola contra los extorsionadores con tal de hacer justicia social.

El galán no es un príncipe azul, es un abogado visitador de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México. ¡Para que luego vengan y me digan que siempre es lo mismo!

No, pero espérese. El puro capítulo uno de este melodrama tiene mucho material para dar y regalar. Se habla del cobro de derecho de piso, de los niños con cáncer. ¡De los conflictos de hoy!

Y toda la parte de la violencia en contra de la mujer está manejada con una inteligencia admirable. Existe, porque se tiene que denunciar, pero no se promueve, no se ve. ¡Cuánto respeto hacia el público!

¿Pero qué es esto? ¿De qué trata? “Nadie como tú” es una historia de amor imposible que se desarrolla en el campo oaxaqueño.

El capítulo de hoy es fundamental porque en él se explican los secretos que mueven a los personajes. Tiene lo mejor de las telenovelas tradicionales pero con lo mejor de las innovaciones de hoy.

Salen Karla Esquivel, Brandon Peniche, Irina Baeva, Eduardo Santamarina, Alejandra Barros, Diego Olivera y muchos muy buenos actores. Luche por verla. Le va a gustar. De veras que sí.



Source link

Ana Silva Cordero

Navegando por las corrientes de la información con pluma en mano y pasión en el corazón, soy Ana Silva Cordero, una Experta en Composición de Artículos que convierte ideas en historias cautivadoras. Mi paso por la Universidad Complutense de Madrid afinó mi pluma con el pulso de la sabiduría. Como una tejedora de palabras, mis escritos viajan desde las noticias internacionales hasta los entresijos de la política global, desde los engranajes de la industria automotriz hasta los horizontes de los medios digitales y, con una pasión que late en mi ser, hasta los compases de la música. Cada palabra es una pincelada en la tela de la autenticidad, entrelazada con la fibra de la transparencia. Únete a mí en este viaje donde las letras se convierten en emociones, donde la política mundial se entrelaza con la velocidad de la industria automotriz y donde los acordes musicales nos guían en cada página.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button