Economía Mundial

¿Ahora sí, impererá la sensatez? | Más Colombia – Más Colombia


La realidad es tozuda, implacable y algunas veces demoledora. El gobierno nacional la está viviendo en propia carne. Las diferentes medidas tomadas en el primer año de ejercicio dentro del sector minero energético, orbitaron dentro de un globo ideológico cuyo combustible fueron las visiones orientadas a buscar eco en tarimas internacionales como representantes globales de la preservación planetaria, siendo un país que aporta mucho menos del 1% de las emisiones mundiales de carbono. 

Muestra de ello son la inexplicable posición de cancelar la exploración en nuevos contratos petroleros, el aumento tributario a la renta minero energética, la apuesta ciega y sin cálculos de evaluación de daños a la denominada Transición Energética Justa, el aumento al precio a la gasolina, las limitaciones a la explotación de carbón a cielo abierto y, en general, las diferentes opiniones gubernamentales en contra de la explotación de recursos naturales no renovables que ofertan combustibles fósiles. 

Le puede interesar: Hay subsidios para empresas que generen empleos formales: conozca el monto de los beneficios y cómo aplicar

Sin embargo, los resultados oficiales de este coctel produjeron lo que muchos vaticinamos y a todas luces se veía inevitable. En primera instancia, una reducción importante en la renta petrolera (Ecopetrol reportó una caída del 61% de sus utilidades). 

En segunda instancia, un aumento de la conflictividad social en las regiones productoras, la cual, según la Asociación Colombiana de Petróleo y Gas (ACP), ha registrado un promedio de 2,9 bloqueos por día, con un 67% de todos ellos en zonas productoras de hidrocarburos. 

En tercera instancia, una baja ejecución de proyectos de energía renovable. Cuarto, un deterioro en la relación público – privada para el desarrollo de proyectos de generación de energías limpias y, quinto, una nula ejecución de nueva infraestructura portuaria y vial en las áreas de mayor potencial de generación de energía eólica y/o fotovoltaica. 

Están matizando el discurso inicial y obligando (al parecer) a un viraje a la sensatez del Gobierno Nacional.

El cambio en el liderazgo del Ministerio de Minas y Energía, si bien no ha sido contundente en establecer la exploración de hidrocarburos mediante nuevos contratos de exploración, al menos ha entendido que es con nuevas reservas y de la mano de la industria del petróleo y gas como se puede llegar a articular una estrategia de cambio en la matriz energética nacional. 

Propender por una Transición Energética Justa sosteniendo la exploración de hidrocarburos para mantener y/o aumentar sus reservas, garantizando así los recursos financieros para financiar su desarrollo, mantener saludables las finanzas estatales y fomentar la participación de la industria petrolera en la investigación, desarrollo, inversión, implementación y explotación de energías renovables dentro del territorio nacional, es definitivamente una estrategia positiva para el país.

Es primordial migrar la matriz energética global con energías limpias para poder desabastecer de emisiones de carbono a la atmósfera del planeta. Este compromiso está hoy día en todas las agendas de los países desarrollados, en vías de desarrollo e incluso en los subdesarrollados. 

Ejemplo de los primeros está China. Según el portal CGTN (ver enlace aquí), a finales de 2021 la capacidad acumulada de generación de energía renovable instalada alcanzó los 1.060 gigavatios, representando el 44,8 % de la capacidad total de energía instalada de ese país. 

Lea también: Atención, ciudadanos: la DIAN lanzará nueva plataforma para presentar la declaración de renta 2023

Para ponerlo en cifras, China generó 2,49 billones de kWh de electricidad a partir de energía renovable en 2021, lo que representa alrededor del 30 % del consumo total de electricidad del país. Sin embargo, según el portal País Minero (ver enlace aquí), la producción de carbón en China aumentó un 9% a 4,5 millones de toneladas el año pasado. El país asiático aprobó aumentar 50 gigavatios generados por carbón en la primera mitad del 2023.

La realidad está mostrando el camino. Las potencias mundiales son las llamadas a reducir drásticamente sus huellas de carbono por su altas emisiones e impacto real y relevante en el cambio climático del planeta. 

Si se revisan las cifras globales de producción de energía renovable, se ve que hay un avance por parte de los grandes emisores de gases efecto invernadero (ver gráfico).

Ranking de los principales países consumidores de energía renovable en 2022 (en exajulios).

Fuente: https://es.statista.com/estadisticas/634778/paises-lideres-en-el-consumo-de-energia-renovable/

No obstante, tanto China como USA sostienen las inversiones en exploración y explotación de combustibles fósiles con base en la necesidad de proteger los requerimientos energéticos de sus poblaciones para el sostenimiento de sus economías.

Igualmente, es importante señalar que América Latina aporta a las emisiones de carbono más por la deforestación de sus bosques que por su incipiente desarrollo industrial. 

Tal aspecto, acorde con las conclusiones de la Cumbre Amazónica en Belém de Pará, no tuvo un acuerdo representativo y contundente. Colombia abogó por la eliminación de la explotación de petróleo, gas y carbón de la Amazonía y, en definitiva, de las economías latinoamericanas. 

Brasil, Venezuela, Surinam y Ecuador no apoyaron tal premisa, siendo Brasil su más férreo opositor. Ahora bien, es interesante ver que Brasil es el tercer país en el mundo que está consumiendo energía renovable después de China y Estados Unidos (2.53 Hexajulios – ver gráfica). 

Colombia tiene que pasar del discurso a hacer la tarea en materia de transición energética. Las barreras en infraestructura, en escenarios motivadores de inversión extranjera directa para proyectos de gran envergadura y en la implementación de las políticas públicas enfocadas al desarrollo de las energías renovables, no tienen los mejores indicadores.



Source link

Ricardo Navarro

Navegando por la maraña de la información con la varita mágica de las palabras, soy Ricardo Navarro, un Alquimista de Contenido Web que transforma ideas en tesoros literarios. Mi paso por la IE University dotó mi pluma con la pócima del conocimiento. Como un mago de las letras, mis escritos van desde el telar de la economía mundial hasta las tierras inexploradas de la exploración, desde los circuitos de la tecnología y la innovación hasta las pasarelas de la moda y los senderos del turismo. Y cuando la tinta se apaga, me lanzo a la aventura de viajar, buscando nuevos ingredientes para mis creaciones. Cada palabra es una esencia destilada con autenticidad, tejida con el hilo de la transparencia. Únete a mí en este viaje literario donde las letras se funden como metales preciosos, creando un elixir de conocimiento y creatividad que nos guía hacia la exploración de los mundos literarios más inexplorados.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button