Música

El ceutí Gèrard, de concursante de OT a artista excepcional y productor musical sublime – El Pueblo de Ceuta


Si hay alguien que entienda y conozca la música a la perfección… ese es el ceutí Gèrard. Este caballa de tan solo 24 años de edad ha demostrado en varias ocasiones el talento innato que tiene. A pesar de su corta edad, tiene multitud de historias que contar e infinidad de momentos inolvidables que sorprende que una persona tan joven los haya vivido. Pero así es, muchos capítulos escritos pertenecientes a un libro donde la principal protagonista es la música.

 

“Soy un guitarrista clásico que se ha visto enredado en una serie de fases que ha ido pasando como cantante”, así se definió el músico en una entrevista concedida a este diario. Pero, ¿en qué fases se ha visto envuelto para llegar a lo que es hoy en día?

 

Para saber la historia de una persona, hay que empezar por conocer de dónde viene, su infancia, cuáles son sus raíces… Gèrard nació en la Ciudad Autónoma de Ceuta, conocida como “la perla del Mediterráneo”, el territorio que le ha visto crecer y formarse como artista. Desde pequeñito, Gèrard siempre mostró especial interés por el mundo de la música, especialmente por un instrumento, la guitarra clásica.

 

No obstante, como nos pasa a todos, el ceutí también encontró motivación en otras ramas, como por ejemplo la medicina, teniendo de referente a su hermana, quien comenzó sus estudios en la misma. “Desde siempre he estudiado un montón, hincaba mucho los codos, de estudiar Biología y de ver a mi hermana, me atraía mucho la medicina”, comenta Gèrard, quien recuerda que llegó a pensar que “si se curraba el bachillerato, se metería en medicina para compaginarlo con guitarra clásica, ya que llevaba dedicándose a este instrumento desde los seis años”. Pero, subraya que pensándolo de manera más fría, “no quería abandonar algo que llevaba estudiando desde muy pequeño, por lo que decidió apostar por lo que más le llenaba en ese momento”. “No me arrepiento, creo que he elegido lo que se me da mejor y lo que más disfruto, que es la música, principalmente, la guitarra”. Y así ha sido, creció estudiando y aprendiendo y ha llegado a convertirse en un músico excepcional y un productor musical sublime.

 

Indagando en el terreno personal, Gèrard proclama que “siempre ha sido un chico muy callado, muy introvertido”, pero asegura que con el paso de los años “se ha convertido en una persona mucho más abierta y con más autoestima, sin perder su esencia”. El chico que antes no confiaba, “ahora cree en lo que hace y lo disfruta”. Y es que, al final, todo ocurre por algo.

 

De recibir clases de guitarra “no muy agradables” a entrar en una academia de música

 

Una de las etapas más destacables e importantes de la vida de nuestro querido caballa fue un episodio que empezó a fraguarse cuando se encontraba en Sevilla, un capitulo que tuvo muchas sombras pero al final contó con ese rayo de luz que le brindó el destino, una oportunidad llamada Operación Triunfo.

 

El ciudadano caballa ratifica que cuando OT llegó a su vida, él estaba viviendo en Sevilla, compartiendo piso y yendo a clases de guitarra que le generaban cierto malestar. “Yo tenía clase de guitarra en el conservatorio con un profesor que, probablemente, no usaba los mejores métodos de enseñanza. Algunas veces menospreciaba… hay profesores que son muy buenos guitarristas o pianistas pero cojean en la docencia”, indica y resalta que “cada vez que salía de clase lo hacía casi llorando”.

 

 

Dentro de la vorágine en la que se encontraba el cantante, sus compañeras de piso le dijeron “que cantaba muy bien y que justo estaba el casting de Operación Triunfo en Sevilla”, “mis compañeras, que sabían toda la movida con las clases de guitarra y el profesor, me dijeron que si iba al casting me daban un justificante y así podía saltarme la clase de guitarra”.

 

Como no podía ser de otra forma, el joven caballa se presentó y el resto, ya es historia. De todas formas, quiso compartir con este medio cómo fue su etapa por el casting. “La cola se dividía en cuatro filas, cada una con un juez, y yo me puse en la de Noemí Galera, que llevaba cinco horas sin coger a nadie”, ratifica, “canté tres o cuatro canciones que me preparé el día de antes, no tenía más, y al final me puso la pegatina”. Ahí empezó todo.

 

Llegó, tras varias fases, al casting final, al que asistieron 50, de los cuales, solo pasaban 18. “Nunca había visto OT pero sabía que había un músico increíble que era Manu Guix y quería que él fuera quien me diera el veredicto, y así ocurrió”, “que un músico como Guix me dijera que había pasado me dio mucha fuerza para prepararme una gala 0 muy guay”.

 

Y es que como es la vida, “estás harto de tu profe de guitarra, tus compañeras de piso te dicen que te presentes a Operación Triunfo y a unas malas de que no te cojan, te saltas una clase de guitarra”. Y claro que se la saltó, estuvo bastante tiempo sin que el profesor le viera por allí, ya que consiguió cruzar la pasarela en la gala 0 y mantenerse en el concurso hasta la gala 10.

 

“Ahora creo en lo que hago y lo disfruto. Con el paso de los años he ganado autoestima”

 

Operación Triunfo: un aprendizaje positivo

 

Cuando Gèrard se aventuró en este programa “no había estudiado nada de interpretación ni de técnica vocal”. “Cantaba siempre anclado al micro; cuando entré se me abrió un abanico de mil cosas por aprender, fue flipante. Fue una enseñanza increíble, sobre todo, de técnica vocal”.

 

Su proceso por la academia fue “bastante positivo”, “salí en la gala 10, estuve bastante tiempo dentro y aprendí un montón”. Al salir, es cierto que no es oro todo lo que reluce, “me encontré con muchos obstáculos por parte de la industria por haber estado en OT, ciertos prejuicios como por ejemplo, que por haber salido de un programa de cantar y bailar, no iba a tener alma musical”. “Tienes que luchar contra todo eso. Para mí, ha sido un proceso de años el saber gestionar. Decidí separarme un poco de este mundo para encontrar mi hueco. Yo no soy OT, soy un artista que se llama Gèrard, que hace música y que creo que se lo está currando que flipas”.

 

Muchos conocieron al concursante pero pocos saben quién se esconde detrás del “triunfito” ni todo lo que ha trabajado para conseguir el hueco que tiene hoy en día en la música.

 

De una época sombría a vivir todo un capítulo lleno de luces

 

“El pasar por Operación Triunfo me cambió la vida”. “Cuando salí de la Academia me mudé a Barcelona. Allí no conocía a nadie, me sentía muy solo en una ciudad tan grande”, desgrana. No fue un buen momento para el cantante, al menos así lo recuerda. Sin embargo, todo tiene sus sombras y sus luces. Y esa luz fue Carlos Avatar. “Carlos me ayudó mucho, componíamos y producíamos, aunque fueran canciones que luego no salieran, pero para mí, era como un ejercicio”. Avatar le salvó en ese momento.

 

Lo malo no dura para siempre. Poco a poco, uno va saliendo del boquete en el que se encuentra. “Le escribí a Roy Borland por Instagram, ya que me parece un cantante y pianista increíble. Él me respondió y me invitó a Madrid a hacer música”. “Estuve dos noches en su casa e hicimos canciones, pero producidas ya para sacarlas y me quedé impresionado”. En ese momento, el ceutí pensó que “lo mejor” para su carrera era mudarse a Madrid, con Borland, “ya que estaba buscando piso, y así aprendería mucho de producción y de composición. La idea era que nos nutriéramos el uno al otro”, puntualiza. Finalmente, dejó Barcelona y partió a Madrid, cargado de sueños.

 

El músico fue evolucionando, poco a poco, pasito a pasito, y durante su estancia en Madrid conoció a artistas del calibre de JavyPablo, a quienes Gèrard conquistó desde el minuto uno. Tanto fue así que le pidieron que les produjera un tema y luego un disco. Quién iba a decirle a nuestro caballa que su paso por OT iba a evolucionar en alternar el trabajo de ser cantante con el de componer para él mismo y para otros artistas como Dani Fernández.

 

“He estado un año dedicándome a producir para encontrar mi sonido”

 

Fugaces y Buah!

 

Gèrard se presentó al mundo como artista con su tema “Fugaces”, una canción que surgió en la academia de Operación Triunfo “por una sucesión de acordes, luego vino el arpegio, una melodía y fue todo muy fluido. Quise sacar la letra al momento y para ello conté con la ayuda de Bruno, escribimos sobre mi verdad, de lo que quería expresar en la canción, vivir el presente sin rallarse por el futuro”. Fue su primer tema y lo recuerda con mucho cariño, “no me arrepiento de haberlo sacado como single pero ahora, después de estos años y con cierta evolución, no haría eso”, aclara.

 

“Buah! me parece muy buena carta de presentación”. Su álbum debut llegó en el año 2022, “una experiencia de un año y medio o dos muy creativa”, de la mano y coproducción de Roy Borland, entre otros compañeros de profesión que le ayudaron. Un total de 12 canciones donde el público encontró temas tan profundos como ‘Cai’, el cual fue escrito por Gèrard “solo, en el sótano de su casa de Ceuta”. Hubo dos canciones de ese primer disco que aún las tiene muy presentes y esas sensaciones que nacen en él con ellas dos, las sigue teniendo actualmente con todo lo que está produciendo y haciendo. Hablamos de ‘Metrópolis’ y ‘Zzz’, “la nana que le dedica a su sobrina”.

 

Un disco hecho con mucho gusto y con muchas ganas, disco que siempre llevará Gèrard en su corazón. No obstante, como todo artista que evoluciona, “ahora escucho el disco Buah! y a pesar de gustarme mucho, con lo que sé, creo que lo que haría ahora sería mejor”.

 

Nuevos proyectos

 

El artista no para, está más activo que nunca, aunque de cara a la galería “parece que no es así”, tras Buah!, “me he tirado un año dedicándome a producir para encontrar mi sonido y si eso conlleva a que la gente diga que no saco nada… pues que le vamos a hacer, pero creo que prevalece encontrar el estilo y encontrarte a ti mismo. Yo quiero estar contento antes que sacar una canción por sacar para que la gente piense que estoy activo”, pone de manifiesto el caballa, quien hace hincapié en que “está trabajando mucho y si aún no ha salido nada es porque está intentando sacar lo mejor de él, tanto para el propio Gèrard como para la gente”, pero afirma que “pronto lo van a tener”.

 

Nuestro protagonista de la historia “se encuentra inmerso en un nuevo proyecto, con gente de la industria tanto de Warner como de Sony, que seguramente presentará este año”. “Creo que nunca he hecho canciones que me hayan llenado tanto”, confirma.

 

“El público se va a encontrar con música que voy a ser yo. Estoy experimentando con más sintetizadores, con teclado, y por supuesto, con la guitarra, que siempre está”. El joven detalla que “se siente muy cómodo y que cree estar encontrando un sonido que no es muy habitual en España”. “Peco un poco de perfeccionista porque quiero que cada frase que diga, despierte algo en mí. Estoy hilando muy fino, creo que la gente dirá que la letra es muy guapa… rasgo la voz, hay falsetes… es, por fin, la música que me encanta”.

 

[Img #148301]

 

Ganas de volver a Ceuta y “liarla” en el escenario

 

El ceutí recuerda con mucho cariño la acogida que tuvo por parte de la ciudad autónoma cuando salió de la academia de Operación Triunfo, “fue muy guay ver a gente en el Puerto recibiéndome, lo sentí muy familiar, muy acogedor”. “Cuando ya tenga un proyecto sacado y valore si hago una gira, la ciudad en la que la quiero liar y dar un show increíble es en mi tierra”. Gèrard clama que “le gustaría que cuando acabase el concierto, la gente lo recordara”.

 

“Me gustaría llevarme a amigos, a profesionales de la música, que no vean un calco de lo que es el disco sino que nos vean hacer música, probando cosas nuevas, quiero que participe el público”, expresa y además, señala que “el público ceutí es muy entregado”, “todos los artistas de la industria de Madrid que van a Ceuta a dar un concierto siempre hablan muy bien de los ciudadanos, de esa energía tan buena que tiene el público caballa”.

 

Una curiosidad que nos ha trasladado Gèrard es que cuando venga a Ceuta, “verá a sus padres, tocará y luego invitará a toda la banda a un empanado de gambas”, un plato típico de su tierra.

 

Los capítulos del libro van pasando, sus hojas están llenas de recuerdos y de sucesos tan dulces como amargos. Un joven que con solo 20 años se expuso públicamente ante todo un país. Momentos que le han hecho avanzar, crecer y evolucionar. Actualmente, sigue viviendo en Madrid, compartiendo piso con Flavio, compañero de su edición de OT 2020, con el que comparte una relación muy estrecha, se quieren como si fueran hermanos.

 

Gèrard es un ejemplo de superación, de fuerza y de amor propio. Ser fiel a uno mismo, a veces, cuesta mucho trabajo, pero el ceutí ha demostrado tener la capacidad suficiente para no fallarse ni a él ni a su público. Una persona llena de valores, con prudencia y mucha empatía. Un músico espectacular y un cantante extraordinario. Gèrard, Ceuta te espera con los brazos abiertos y el mundo entero está preparado para arropar aquello nuevo que estés preparando. Le aguarda toda una carrera por delante, un futuro prometedor, en el que Gèrard dará “mucha guerra” ya que tiene muchas cosas que decir y muchos temas que regalarnos.



Source link

Ana Silva Cordero

Navegando por las corrientes de la información con pluma en mano y pasión en el corazón, soy Ana Silva Cordero, una Experta en Composición de Artículos que convierte ideas en historias cautivadoras. Mi paso por la Universidad Complutense de Madrid afinó mi pluma con el pulso de la sabiduría. Como una tejedora de palabras, mis escritos viajan desde las noticias internacionales hasta los entresijos de la política global, desde los engranajes de la industria automotriz hasta los horizontes de los medios digitales y, con una pasión que late en mi ser, hasta los compases de la música. Cada palabra es una pincelada en la tela de la autenticidad, entrelazada con la fibra de la transparencia. Únete a mí en este viaje donde las letras se convierten en emociones, donde la política mundial se entrelaza con la velocidad de la industria automotriz y donde los acordes musicales nos guían en cada página.

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to top button